Juan P. Ramírez -blog-

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Un poco de sol desde el cielo

El sol entraña en sí mismo un cúmulo enorme de misterios naturales que aún hoy tienen trabajando a los investigadores


Foto:NASA Home

Aunque parezca tan obvio, diariamente tenemos al sol alumbrando nuestras cabezas. Sí, !obvio! Y, entonces, ¿por qué no lo vemos? Una cosa es que tengamos que usar lentes oscuros para evitar el exceso de iluminación de los días resplandecientes, y otra bien distinta que ignoremos todo lo que nuestro astro principal tiene por decir.

En principio, el trabajo de científicos y astrónomos especialistas en asuntos solares tiene focos tan diversos como el análisis de las explosiones que tienen lugar en el cuerpo de la estrella, tal como se analizan las mismas explosiones en tantas otras formaciones como esta, mucho más lejanas que la que nos da calor y nos obliga el uso de las lentes de las que antes hablaba.

El sol, apreciados lectores, entraña en sí mismo un cúmulo enorme de misterios naturales que aún hoy tienen trabajando a los investigadores, en materias tan diversas como los gases que lo componen, los metales pesados que allí se producen y, obviamente, las explosiones que tanta conmoción y temor nos causan en la Tierra.

¿Temor?

Bueno, es que la palabrita en sí misma ya es poderosa y atractiva y, sin embargo, tiene mucho de realidad cuando hablamos de los efectos del Sol sobre la tranquila cotidianidad del planeta Tierra. Por citar solo un caso, vale la pena recordar que cuando se presentan grandes explosiones en el centro de nuestra Estrella principal, se generan tormentas magnéticas capaces de colapsar, como ya ha ocurrido, las redes eléctricas de nuestras vías y ciudades, las telecomunicaciones (incluyendo teléfonos móviles) y hasta el funcionamiento general de algunos equipos de cómputo u ordenadores. !Así de fuertes son los efectos!

Y claro, hay que mantener en la retina el clarísimo efecto que los rayos ultra violeta pueden tener sobre la piel. Aquello de salir a la calle con bloqueadores solares y todas las protecciones posibles va mucho más allá de un simple capricho de la estética moderna, y sí tiene bases firmes en la contundencia de la dermatología.

En suma, y solo como abrebocas a las muchas visiones y lecturas que podemos tener del infinito universo de la ciencia y, en especial, de la astronomía observacional, dejamos el ojo motivado por la observación de tantas e infinitas estrellas que todo el tiempo lanzan algo de su luz sobre nuestras cabezas. Eso sí, recuerden siempre portar sus gafas de sol y protegerse de rayos y largas exposiciones de la diaria luz del Sol. Más temprano que tarde, los descuidos pasarán por nuestro lado con una larga cuenta de cobro que bien podemos evitar.

 


Juan Pablo Ramírez

Juan Pablo Ramírez es Comunicador Social y Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia. Conecta personas, organizaciones e ideas para generar valor gracias a su experiencia profesional, que pasa por la docencia universitaria, la consultoría empresarial en temas de medios, plataformas y educación virtuales, y la dirección de programas especializados en educación, ciencia y tecnología para radio y televisión. Asesoró y coordinó programas educativos de alto impacto para el sector público y emprendimiento social y tecnológico, incluyendo la Coordinación de Contenidos de Campus Party Medellín (2013). Disfruta de la tranquilidad y del paisaje, más aún cuando usa un telescopio para observar el cielo estrellado.


Agencia TODAmedia:
Tel (034) 670.956.662
E-mail: eventos@todamedia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *